“Los empresarios se tienen que asumir como protagonistas y no espectadores de lo que van a hacer con ellos”

¿Cómo ves la similitud cuando Rodolfo Walsh le manda la carta a la dictadura militar donde hace una descripción del panorama económico en ese entonces, con este momento, con las mismas condiciones económicas y la persecución hacia los empresarios que está llevando adelante este gobierno?

R: Creo que en América Latina, en Argentina, hay procesos pendulares, y esos procesos nos van mostrando cual es la realidad del país. No hay sociedades estáticas.Lo de Rodolfo Walsh con la realidad actual estamos viviendo lo mismo, en otro contexto, que es someter a los pueblos, generar la dependencia, la falta de recursos. La Argentina es un país riquísimo y no tendría que haber pobres. Esto está llevando a la desintegración del Estado. Pero cuando hablamos de la Argentina,  tenemos que tener una mirada a todo el proceso continental. Estos proceso están manejados, por grandes empresas, y fundamentalmente por el gobierno de los Estados unidos, por los intereses políticos y económicos en el continente. Para contrarrestar la resistencia de los pueblos surgieron las dictaduras militares, hoy surge la Lawfare, que es la guerra judicial impuesta, que también viene del departamento de Estado.

Entonces, cómo condicionar los procesos de vida de los pueblos, de producción y de sometimiento para que entren las grandes empresas. Es todo inducido esto. Este gobierno está abriendo las importaciones pero no respalda a las pymes, a la empresa nacional. Esto se da en la mayoría de los países latinoamericanos, que han vuelto al coloniaje de las grandes empresas transnacionales. Rodolfo Walsh lo que plantea, es como si lo estuviese diciendo hoy en nuestro país, simplemente que en ese momento Estados Unidos implantó lo que es la doctrina de la seguridad nacional, donde hay desaparecidos, y hoy tenemos todo este mecanismo de sometimiento y bloqueo. Creo que la única forma es que los pueblos se unan y los empresarios formen un frente de resistencia, no sólo económica, sino también social y cultural. Es ahí donde se puede llegar a fortalecer e impedir esto. Hoy vemos que el poder judicial está sometido al poder jurídico, quiere decir que estamos en un Estado de indefensión.

No se ha podido llevar a las corporaciones a que sean condenadas después de los crímenes de lesa humanidad, recientemente, solamente a gerentes Ford se los ha condenado, ¿vos creés que los responsables de este proceso que está viviendo hoy la Argentina de violación jurídica se van a  poder en algún momento procesar y llevar a la cárcel?

R: Es difícil en Argentina y a nivel internacional. Hay un bloqueo para poder juzgar a las grandes empresas. Es muy difícil. En Naciones Unidas cuando presentamos el informe contra las empresas transnacionales, ¿qué pasó en Naciones Unidas? terminaron con la comisión.

Recientemente el Serpaj hace una presentación en Naciones Unidas reactivando otra vez la agenda del 2030 y proponiendo nuevas convenciones, ¿podés contarnos algo al respecto de eso?

R: Es importante. Va a depender después de las decisiones políticas en Naciones Unidas. Simplemente se presenta para que Naciones Unidas tenga información y pueda ver de qué manera. Nosotros venimos trabajando sobre la conformación del tribunal penal internacional, sobre la cuestiona medioambientales y hasta ahora no lo hemos logrado. Porque eso lógicamente afecta a grandes empresas transnacionales. Entonces las presentaciones que se hacen es por lo menos sentar un precedente. Hoy Naciones Unidas son 193 Estados, pero cinco grandes potencias son las que la manejan, y que traban cualquier resolución con el derecho al veto. Pero me parece importante presentar y sentar precedentes para ver si se puede llegar a una economía más participativa, que tenga sentido social. Hoy no lo tiene, es de explotación directamente. Es lo que estamos viviendo.

Hoy en Argentina y Latinoamérica estamos siendo víctimas de una guerra colonial en estas nuevas formas de guerra, usando los medios de comunicación, los fake news y ahora el Lawfare, el poder judicial para derribar gobiernos, y para avalar todo este saqueo económico, utilizando el mecanismo de la deuda sobre los países a los efectos de condicionarlos en el futuro, ¿cómo ves este proceso? ¿de qué manera podríamos enfrentarlo?

R: El caso que el gobierno argentino vuelva otra vez al FMI es nefasto. Venimos hace más de 30 años trabajando sobre a cuestión de la deuda extranjera. Matemáticamente tiene tres ejes. Siempre va dar el mismo resultado. Más pagamos, más debemos y menos tenemos. Esa es la realidad. Es la dependencia, es pasar los recursos de nuestro pueblo  a manos de las grandes corporaciones. Lo han hecho en la dictadura y lo están haciendo ahora a través de estos gobiernos. La economía para nuestros pueblos es de sobrevivencia.

En Colombia, están trabando todas las posibilidades para impedir su desarrollo, está en manos de las grandes corporaciones. No les interesa el desarrollo del país. El FMI hoy mismo está diciéndole al gobierno de Macri que tiene que hacer más ajustes, y estos se hacen en la educación, en la salud, en el desarrollo de capacidad de investigación científica. El desarrollo del país quedó paralizado, esto es la desintegración de la posibilidad del desarrollo. Las pymes no pueden hacer frente a la fuerte demanda desde el Estado, de impuestos, tarifazos, inflación. Pero también empezaron a cerrar grandes empresas.

Tenemos la posibilidad de hacer frente en las próximas elecciones, ¿creés que se va a vivir un proceso electoral limpio?

R: Yo tengo mis dudas. Habrá que pedir observadores internacionales para tratar de verificar. Hoy hay un deterioro muy grande del Poder Judicial y Legislativo. Yo veo que la única posibilidad de esto son los empresarios, que si bien están unidos en sus organizaciones, no tienen una capacidad de resistencia, simplemente están a la espera a ver cuantos palazos más le van a dar en la cabeza. Tienen que unirse y buscar mecanismos de resistencia.

Esperemos que en las elecciones haya conciencia crítica en los opositores y que se unan. Que piensen en el país, en la diversidad, no es necesario que piensen igual. Para mi, la gran riqueza de los pueblos siempre fue la diversidad, no la uniformidad, y a través de eso pueden cambiar muchas cosas. Pero es necesario un frente de resistencia de los empresarios, que no son los que defienden el bolsillo, defienden la fuente de trabajo, la dignidad de los trabajadores. Fundamentalmente las pymes son las que le dan mayor fuente de trabajo a la población, ¿si se cierra eso que pasa?.

No hay políticas sociales de parte del gobierno para beneficiar el desarrollo industrial, social, agrícola del pueblo. La única forma es la capacidad de resistencia y ver desde el punto de vista jurídico cuales son los mecanismos para poder evitar que esto siga avanzando. Hay que ser creativos y no esperar. Los empresarios se tienen que asumir como protagonistas y no simplemente espectadores de lo que van a hacer con ellos.

Desde el ENAC estamos impulsando todas las acciones para llevar hacia la población esclarecer este proceso de cierre de pymes, destrucción de la industria nacional, del comercio, y somos conscientes de que nos debemos unir y salir a enfrentarlos. A vos recientemente te tocó participar desde la Comisión Provincial por la Memoria en el caso D’Alessio. Donde nosotros vemos el deterioro del Poder Judicial que está hoy al servicio del partido gobernante, vemos un deterioro de la justicia que nunca hemos visto en los años de democracia. Se ha perdido institucionalidad, ya no es creíble, y desde la Corte Suprema no accionan. ¿Tu opinión cuál es?

R: A nosotros, a pedido del Juez Padilla, la Comisión Provincial nos entregó una parte de lo encontrado en la casa de D’Alessio. Esto es apenas una pequeña parte, donde se ve la complicidad del fiscal Stornelli con D’Alessio, pero este no está sólo. Es una red de espionaje no sólo en el país, sino que también fuera del país. D’Alessio tal vez fue la figura que estaba más en contacto con las funcionarios del gobierno o de la justicia. Es muy grave esto, porque son redes de espionaje paralelas al Estado.

Hay muchos implicados, hay una serie de fiscales. El juez Padilla cuando quiere mostrar todo, lo traban y le piden que todo pase a Comodoro Py, entonces pide a la Comisión que nosotros podamos analizar los documentos porque tenemos la capacidad, y ahí surge la red de espionaje y de extorsión que hacen. Y esto tiene que ver también con los famosos cuadernos inexistentes. Está todo organizado por los servicios de inteligencia. Sirve para meter preso y extorsionar a los empresarios. Bonadio tiene una obsesión de meter presa a Cristina, como Sergio Moro con Lula. Es parte de toda una política continental, y es peligroso. Se pone en riesgo el Estado de derecho. Habrá que seguir trabajando y clarificando. Hay un hecho que no se habla mucho, y que son los medios de comunicación, la prensa canalla, la cual viene monitoreando y generando posiciones en la población que no son reales y que inciden en la vida del pueblo. En esto hay que tener mucho cuidado.

A raíz de la causa de los cuadernos, quería preguntarte por los empresarios que son citados a declarar y al no decir lo que el fiscal quiere escuchar los dejan presos.

R: Eso es extorsión, es presionar para que digan lo que quieren que ellos digan. Y ahí buscaron alguna ventaja jurídica. Realmente es peligroso todo esto, porque volvemos a la persecución, a la mentira, a la falta de participación democrática. Estamos viviendo una situación difícil en todo el país, y por eso hay que volver a pensar, a ser creativos. Esto no puede continuar así, y esperemos que en las elecciones la gente tenga conciencia crítica, va a haber una gran manipulación. Va a depender mucho de lo que puedan hacer los distintos sectores sociales para resistir, y yo siempre digo que hay que resistir con esperanza.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba